EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Los Estados Unidos no tendrían previsto invitar a líderes de Cuba, Nicaragua o Venezuela a Cumbre de las Américas en Los Ángeles


Es improbable que el gobierno de Biden invite a los líderes de Venezuela, Nicaragua y Cuba a la próxima Cumbre de las Américas, dijo el miércoles un alto funcionario del Departamento de Estado, mientras esquivaba las preguntas sobre el eventual papel del líder de la oposición venezolana en la reunión de líderes hemisféricos.

Según un reporte de Joshua Goodman para AP, la cumbre, que tendrá lugar en Los Ángeles a principios de junio, se centrará en la defensa de la democracia y los derechos humanos en el hemisferio occidental, así como en abordar la migración irregular, el cambio climático y los esfuerzos para garantizar un crecimiento equitativo a medida que la región emerge de la pandemia de COVID-19. , dijo a los periodistas el subsecretario de Estado Brian Nichols.

El principal diplomático estadounidense en el hemisferio occidental dijo que aún no se habían enviado las invitaciones, pero aventuró que ni Nicolás Maduro de Venezuela, ni Daniel Ortega de Nicaragua ni Miguel Díaz-Canel de Cuba pasarían el corte y que la mayoría de los países de la región los consideran antidemocráticos.

“Es poco probable que estén allí”, dijo.

Cuando se le presionó, Nichols se negó a decir si se invitaría al líder opositor Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoció como el líder legítimo de Venezuela en 2019, a asistir, y solo dijo que se tomaría una decisión “pronto”.

“La Casa Blanca determinará quién está invitado”, dijo Nichols.

La intriga sobre el papel de Guaidó se produce cuando la administración de Biden ha dado pasos tentativos para volver a comprometerse con lo que Nichols llamó el “régimen” de Maduro. En marzo, tres altos funcionarios estadounidenses, incluido Juan González del Consejo de Seguridad Nacional, viajaron en secreto a Caracas para reunirse con Maduro. La visita fue motivada en parte por las preocupaciones de seguridad nacional de EE. UU. a raíz de la invasión rusa de Ucrania, que ha renovado el interés en Venezuela, un aliado cercano de Rusia que se encuentra en la cima de las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Maduro correspondió liberando a dos prisioneros estadounidenses y prometiendo reanudar las negociaciones con sus oponentes. Sin embargo, en medio de una reacción violenta de las críticas de los exiliados de línea dura e incluso de algunos demócratas, la canalización secundaria aún no ha producido resultados concretos.

Nichols dijo que Estados Unidos sigue comprometido con llevar a Maduro de regreso a la mesa de negociaciones con sus oponentes, pero no hizo comentarios cuando se le preguntó si invitar a Guaidó avanzaría o dificultaría ese objetivo.

“La situación democrática en Venezuela es un tema del que obviamente hablaremos y abordaremos en la cumbre pero les pido paciencia mientras esperamos que la Casa Blanca tome una decisión sobre cómo se manejará esa invitación”, dijo. dicho.

La decisión de excluir al gobierno comunista de Cuba parecería apagar las esperanzas de algún tipo de reconciliación luego de cuatro años de tensiones crecientes con la administración Trump.

El presidente Barack Obama invitó al cubano Raúl Castro a la cumbre en 2015 como parte de un esfuerzo silencioso y sostenido para mejorar las relaciones entre los dos adversarios de la Guerra Fría y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba asistió a la última reunión, en Perú, en 2018, a la que el entonces presidente Donald Trump se saltó. .

El gobierno de Biden ha adoptado una postura igualmente dura contra Ortega, cuya reelección el año pasado para un cuarto mandato Nichols calificó de “farsa” después de que muchos de sus rivales fueran encarcelados.

Estados Unidos organiza la Cumbre de las Américas por primera vez desde 1994, cuando el presidente Bill Clinton recibió a los líderes regionales en Miami para impulsar un acuerdo de libre comercio que se extienda desde Alaska hasta Tierra del Fuego.

Pero con ese ambicioso objetivo abandonado hace mucho tiempo en medio de un aumento de la política antiestadounidense de izquierda en varias partes de la región, muchos expertos han cuestionado la necesidad de una costosa reunión de más de 30 jefes de estado, cada uno impulsando su propia agenda bilateral con Washington. pero a menudo cooperando poco entre ellos.

En los últimos años, la región ha diversificado sus relaciones comerciales y diplomáticas y EE. UU. se ha mantenido en gran medida al margen mientras Rusia, China, Irán y otras potencias extranjeras hostiles a EE. UU. han ganado influencia.

Nichols elogió a la región por unirse en su mayoría a los EE. UU. para condenar la invasión rusa de Ucrania. Pero dijo que las interrupciones masivas de la cadena de suministro provocadas por el conflicto habían despertado preocupaciones en la región sobre el futuro de los suministros de energía y alimentos.

“¿Cómo abordamos eso para asegurarnos de que las personas de nuestro hemisferio puedan pagar los alimentos que necesitan poner en su mesa todas las noches?” dijo Nichols. “Estos son temas cruciales y es por eso que nuestros líderes se están uniendo”.

Publicar un comentario

0 Comentarios