EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Estados Unidos prevé alivio de sanciones económicas contra Venezuela


El gobierno de Estados Unidos está tomando medidas para aliviar algunas sanciones económicas a Venezuela en un gesto destinado a alentar la reanudación de las negociaciones entre la oposición respaldada por Estados Unidos y el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Según un reporte de Regina García Cano para AP, los cambios limitados permitirán a Chevron Corp. negociar su licencia con la petrolera estatal PDVSA, pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano, dijeron a The Associated Press dos altos funcionarios del gobierno de EE. UU. el lunes 16 de mayo por la noche. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no se había hecho el anuncio formal.

Además, Carlos Erik Malpica-Flores, exfuncionario de alto rango de PDVSA y sobrino de la primera dama de Venezuela, será eliminado de una lista de personas sancionadas, dijeron.

Horas después del anuncio del martes, la oposición y el gobierno de Venezuela reconocieron que habían iniciado conversaciones sobre la posibilidad de reiniciar las negociaciones.

Las medidas siguen a los gestos de buena voluntad de Maduro después de reunirse en marzo con representantes de la administración del presidente Joe Biden y una reunión reciente en América Central entre funcionarios estadounidenses y la principal coalición opositora de la Plataforma Unitaria para discutir un camino a seguir.

“Son cosas que… la Plataforma Unitaria negoció y nos vino a pedir que las hiciéramos para poder volver a la mesa de negociación”, dijo uno de los funcionarios.

Decenas de venezolanos, incluido el fiscal general del país y el jefe del sistema penitenciario, y más de 140 entidades, entre ellas el Banco Central de Venezuela, seguirán sancionadas. El Departamento del Tesoro continuará prohibiendo transacciones con el gobierno venezolano y PDVSA dentro de los mercados financieros de EE. UU.

El propio Maduro está bajo acusación en Estados Unidos, acusado de conspirar para “inundar Estados Unidos con cocaína” y utilizar el narcotráfico como “arma contra Estados Unidos”.

El gobierno de Venezuela suspendió las conversaciones con la oposición en octubre luego de la extradición a Estados Unidos de un aliado clave de Maduro por cargos de lavado de dinero. Maduro en ese momento condicionó su regreso a la mesa de negociaciones a la liberación del empresario Alex Saab, quien fue extraditado desde la nación africana de Cabo Verde.

Las negociaciones se llevaron a cabo en la Ciudad de México bajo la dirección de diplomáticos noruegos.

Chevron, con sede en California, es la última gran compañía petrolera estadounidense en hacer negocios en Venezuela, donde invirtió por primera vez en la década de 1920. Sus cuatro empresas mixtas con PDVSA produjeron alrededor de 200.000 barriles por día en 2019, pero el gobierno de EE. UU. le ordenó en 2020 que redujera la producción y, desde entonces, solo se le ha permitido realizar trabajos esenciales en pozos petroleros para preservar sus activos y Niveles de empleo en Venezuela.

El cambio permite que “Chevron negocie los términos de las posibles actividades futuras en Venezuela”, dijo un alto funcionario estadounidense a los periodistas el martes. “No permite celebrar ningún acuerdo con PDVSA ni ninguna otra actividad que involucre a PDVSA o... al sector petrolero de Venezuela. Entonces, fundamentalmente, lo que están haciendo es simplemente permitirles hablar”.

Chevron no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el martes. Las inversiones de la compañía en los campos petroleros y maquinaria de Venezuela durante el último siglo tenían un valor estimado de $ 2.6 mil millones a partir de 2020.

Venezuela se encuentra sobre las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero su agitación política y el declive económico han empujado a más de 6 millones de personas a migrar en los últimos años. Alrededor de las tres cuartas partes de los que se quedan viven con menos de 1,90 dólares al día, considerado el estándar internacional de pobreza extrema, y ​​muchos carecen de acceso a agua potable y electricidad.

Estados Unidos y otros países retiraron el reconocimiento a Maduro tras acusarlo de manipular su reelección presidencial de 2018. En su lugar, reconocieron a Juan Guaidó, quien encabezaba el entonces congreso dominado por la oposición y sigue siendo el líder de la Plataforma Unitaria.

Durante los últimos cinco años, EE. UU. ha utilizado sanciones financieras y personales, acusaciones penales y apoyo a grupos clandestinos en una campaña fallida para destituir a Maduro y restaurar lo que considera la democracia robada de Venezuela.

Pero en marzo, funcionarios estadounidenses viajaron a la capital de Venezuela, Caracas, para reunirse con Maduro después de que la invasión rusa de Ucrania trastornó el orden mundial y obligó a Washington a repensar sus prioridades de seguridad nacional.

Tras la reunión, Maduro liberó a dos presos estadounidenses y prometió reanudar las negociaciones con sus opositores.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, tuiteó este martes que el país sudamericano espera que las decisiones de EE. UU. “abran el camino para el levantamiento absoluto de las sanciones ilegales que afectan a todo nuestro pueblo”.

Los altos funcionarios estadounidenses dijeron que el gobierno calibrará las sanciones en función de los resultados concretos de las negociaciones y las volverá a imponer en caso de retroceso en el proceso de diálogo.

“Lo que están viendo aquí es un enfoque muy perfeccionado que busca una hoja de ruta clara en Venezuela, donde el único camino que tiene el régimen hacia el alivio de las sanciones de los Estados Unidos es una negociación que conduzca a resultados concretos”, uno de dijeron los funcionarios a los periodistas.

Sin embargo, en una señal de los desacuerdos internos de larga data de la oposición, la Plataforma Unitaria emitió un comunicado el martes para negar "categóricamente" que el grupo haya "solicitado la eliminación de las sanciones personales como parte del proceso de negociación". Luego fue seguido por una declaración separada de la delegación del grupo en el proceso de diálogo que no mencionó las sanciones económicas, pero dijo que había iniciado “conversaciones formales” con su contraparte para tratar de reanudar las negociaciones pronto.

El jefe negociador de Maduro y líder de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, y Gerardo Blyde, quien ha encabezado la delegación de la oposición en Ciudad de México, tuitearon la misma imagen de ellos junto a un mensaje alusivo a una reunión de trabajo.

Malpica-Flores fue tesorero nacional y vicepresidente de finanzas de PDVSA. Fue sancionado individualmente en 2017 cuando Estados Unidos apuntó a personas asociadas con la corrupción gubernamental desenfrenada de Venezuela.

Su tía, Cilia Flores, es una de las miembros más influyentes del gobierno de Venezuela y una presencia constante junto a su esposo. Otros dos sobrinos suyos están encarcelados en los Estados Unidos por condenas por conspiración de drogas.

Más de una docena de demócratas enviaron este mes a Biden una carta instándolo a considerar levantar las sanciones económicas generales. Después de la reunión de marzo en Caracas, el representante demócrata Gregory Meeks, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, también se pronunció a favor de suspender las sanciones petroleras para brindar apoyo a las negociaciones sin disminuir la presión sobre los violadores de derechos humanos y los funcionarios corruptos.

Otros, sin embargo, criticaron rápidamente a la administración después del anuncio del martes, incluido el senador Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. El demócrata en un comunicado dijo que la estrategia de darle a Maduro “un puñado de limosnas inmerecidas” para que prometa negociar con la oposición “es una estrategia destinada al fracaso”.

“Eliminar a Flores de la lista de personas sancionadas es obviamente un regalo para Maduro”, dijo Menéndez más tarde a los periodistas.

Publicar un comentario

0 Comentarios