EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Excomisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico fue investigado por posible conflicto de intereses, por su relación con el Bancrédito International Bank, banco del venezolano Julio Herrera Velutini


La Oficina de Ética Gubernamental (OEG) de Puerto Rico investigó, y cerró, una queja contra el excomisionado de Instituciones Financieras, Víctor Rodríguez Bonilla, por posible conflicto de interés debido a que había asesorado a Bancrédito International Bank & Trust Corp. en una investigación que llevaba a cabo la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) justo antes de convertirse en jefe de la dependencia.

Según un reporte de NotiCel, Luis Pérez Vargas, director ejecutivo de la OEG, confirmó la información pero no compartió el expediente, aunque el asunto no generó una querella, porque entiende que, debido a que las violaciones a la Ley de Ética no prescriben, en cualquier momento puede surgir información que motive la reapertura del caso y la imposición de sanciones.

La base para decidir no emitir una querella fue que la OEG no encontró que Rodríguez Bonilla hubiera intervenido para afectar la pesquisa sobre Bancrédito al punto que, enfatizó Vargas Pérez, la misma produjo el lunes 16 de mayo una orden para mostrar causa por la cual el banco no deba ser cerrado y liquidado. Una fuente de NotiCel que detalló el proceso dentro de la OCIF después de la llegada del exconsultor de Bancrédito indicó que el personal escondió el desarrollo de la investigación del nuevo comisionado para protegerla.

Las ejecutorias de Rodríguez Bonilla son materia de discusión pública desde la semana pasada, cuando abogados de la exgobernadora, Wanda Vázquez Garced, confirmaron que hay una investigación criminal federal en su contra que conllevaría su arresto de un momento a otro y en el que parte de las imputaciones serían que el dueño de Bancrédito, Julio Herrera Velutini, ofreció apoyo a la campaña de esta a cambio de la destitución del excomisionado George Joyner Kelly y su sustitución con Rodríguez Bonilla.

También la semana pasada, Rodríguez Bonilla dijo que rechazó una petición que le hizo John Blakeman, uno de los miembros de la campaña de la exgobernadora, para que interviniera en la pesquisa contra Bancrédito y que se inhibió de atender nada relacionado cono ese examen cuando llegó al cargo.

Vázquez Garced destituyó a Joyner Kelly el 6 de marzo de 2020 y envió la designación de Rodríguez Bonilla al Senado el 12 de mayo, donde el nombramiento fue aprobado el 4 de junio. Según explicó Vargas Pérez, el 17 de junio ocurrió una reunión de Rodríguez Bonilla con su equipo de trabajo en OCIF en la que inquirió sobre el status del examen rutinario que se había iniciado contra Bancrédito y que provocó una lucha con el regulador gubernamental cuando destaparon transacciones sospechosas relacionadas a la cuenta de Herrera Velutini.

Rodríguez Bonilla no oficializó su inhibición de la pesquisa de Bancrédito hasta el 25 de junio. Ese mismo día, un empleado de la OCIF redactó la queja que llevó a Ética el día siguiente, el 26 de junio, confirmó Vargas Pérez. El director de la OEG dijo que el empleado que sometió la queja fue Ariel Acosta Nazario, supervisor del área de análisis financiero.

La inhibición, añadió Vargas Pérez, no fue ante la OEG sino solo ante la propia OCIF. "(Rodríguez Bonilla) lo delegó en subcomisionado auxiliar Alejandro Blanco Dalmau y la línea de investigación no varió en nada", planteó el director de Ética.

Rodríguez Bonilla fue asesor de Bancrédito a través de la firma AML Advisory Expertise Consulting L.L.C. y, según una fuente, en esa función integró un grupo de Bancrédito que fue a Fortaleza a discutir la pesquisa de OCIF directamente con Vázquez Garced.

La OEG tomó su determinación final de no emitir querella el 18 de febrero de 2022, poco más de un año después de que Rodríguez Bonilla saliera del cargo por motivo del cambio de administración.

"Todos sabemos que todos los comisionados de instituciones financieras de algún banco vienen", dijo Pérez Vargas para explicar la determinación de su oficina. Argumentó que el criterio es si hubo alguna intervención del funcionario que redundara en beneficio suyo o de un tercero y que ese tipo de intervención no de identificó en el caso de Rodríguez Bonilla. La evaluación de Ética conllevó pedir información a la OCIF y al banco, pero no se entrevistó a Rodríguez Bonilla, lo que el director ejecutivo dijo que es usual.

"No se vislumbró un beneficio ni para Rodríguez (Bonilla) ni para Bancrédito, y ahí finaliza la investigación", resumió el director de Ética.

Publicar un comentario

0 Comentarios