EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Señalan a un par de comunicadores venezolanos de aprovecharse de empresarios acusados de participar en trama de sobornos a funcionarios de CITGO


Un relato que se esparce por las redes sociales cuenta la historia de dos comunicadores venezolanos, quienes se autodenominan analistas y especialistas en mafias, delincuencia organizada, terrorismo y otros temas.

Según la web Prensa América, uno de ellos trabajó en un diario hispano en el sur de la Florida y en una conocida cadena de televisión, siendo expulsado en ambos casos u obligado a renunciar por sus jefes inmediatos, en medio de acusaciones por supuestamente cometer prácticas antiéticas y recibir dádivas de algunos de los protagonistas de sus historias e investigaciones. Hoy, el mismo, quien ahora no tendría trabajo fijo conocido, es supuestamente denominado en Miami con el apodo de «mentira fresca», por las historias que usualmente inventa.

Otro de ellos, según el relato que recorre las redes sociales, se trata de una dama de baja estatura, quien tendría un parentesco familiar con el mencionado anteriormente. Aseguran que la misma fue pareja e hizo familia con un exdiputado del partido COPEI, muy célebre en Venezuela durante la llamada Cuarta República, tanto por su verbo como por su accionar en temas relacionados con anticorrupción. Cuentan sobre la dama que supuestamente cobraría hasta $50.000 por retractarse de algunos de sus artículos.

En el relato aseguran que comúnmente ambos enarbolan la bandera de la ética y amenazan a otros aludiendo a las autoridades federales, dedicándose también a asesorar a sus aliados para señalar a terceras personas como «extorsionadores», mirando la paja en el ojo ajeno y no la viga propia.

Según la historia, ambos han unido fuerzas para solicitar dinero a unos empresarios y contratistas que aparecen involucrados en una engorrosa trama que tiene como telón de fondo una serie de contratos millonarios que obtuvieron, gracias a sobornos, a través de la empresa CITGO, en una trama en la que fueron adquiridos bienes inmuebles en Estados Unidos que fueron objeto de incautación.

La investigación del caso conllevó a que los investigados acordaran cooperar con las autoridades de Estados Unidos, mediante convenios que algunas veces no se cumplieron, aunque algunos otros aún estarían en curso.

El relato también asegura que los comunicadores llevarían un elevado tren de vida que supuestamente financian solicitando dinero a empresarios implicados en el caso de soborno antes citado, situación que ha sucedido antes y continuaría sucediendo en la actualidad.

Publicar un comentario

0 Comentarios