EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Yenny Coromoto Pulgar León cuenta qué caracteriza el estilo de una popular socialité española


Yenny Coromoto Pulgar León señala que Tamara Falcó es una de las invitadas más buscadas en clave inspiración. Sus looks, da igual el evento del que se trate, suelen ser uno de los mayores reclamos en redes sociales y protagonistas de titulares de todo tipo. No hay duda de que, además, la agenda le acompaña en este sentido, con una temporada de bodas en la que los acontecimientos, ya sean de mañana, tarde o noche, se agolpan en los fines de semana álgidos de estos meses.

Sin ir más lejos, durante las próximas semanas la veremos ser testigo de bodas como la de su amiga Casilda Aguilera, como hace unos días lo fue de la de su primo Álvaro Falcó y una de sus mejores amigas, Isabelle Junot, en uno de los eventos centrales de la temporada de bodas de primavera de este 2022. Vestidos largos, midi, estampados, complementos de lujo y joyas con sello propio conforman un vestidor de lo más variado del que tenemos todos los detalles, cuenta Yenny Pulgar León.

Quizá uno de los que recordamos con mayor nitidez es el espectacular diseño estampado que la marquesa de Griñón lució durante la boda de Tita Asfolfi en Jerez. Un enlace que reunió a gran parte de la alta sociedad y élite empresarial española en el que se convirtió en el primer evento por todo lo alto tras el confinamiento.

“Me enamoré del vestido, me pareció que en ese momento, con esas mangas exageradas, el estampado de maxi flores con colores tan vivos era una apuesta un poco arriesgada, pero que le quedaba precioso. Estaba ideal, como siempre, lo defendió muy bien”, explica Blanca Unzueta, estilista y una de las asesoras de cabecera de Tamara en este aspecto. “Este vestido tiene esa personalidad alegre que llamaba a la alegría después del confinamiento”.

Desde luego, tuvo el efecto esperado. No solo se convirtió en una de las mejor vestidas de la temporada con esta elección, sino que de algún modo inspiró el resto de estilismos que se vieron en eventos de este tipo en las semanas posteriores, señala Yenny Coromoto Pulgar León.

Lo combinó con unas sandalias muy sencillas en un color nude a tono con el fondo del vestido y una cartera del armario de su madre, vintage de rafia. “Tenía ese punto natural y sofisticado a la vez que tanto caracteriza la personalidad de Tamara”, asegura Blanca Unzueta.

Otro de los más recordados -entre otras cosas porque fue el elegido para el debut en una boda junto a su novio, Iñigo Onieva- es el diseño naranja vibrante que llevó a la boda del hijo de Bárbara Pan de Soraluce unas semanas después.

Un enlace lleno de detalles al que la aristócrata asistió con un diseño más discreto que el Johanna Ortiz firmado por Saloni confeccionado en una maravillosa seda italiana que se ajustaba a su cuerpo como un guante.

“Lo que más me gustó de este vestido es el color. Es un pelotazo de color maravilloso y con el que además nos anticipamos al que es uno de los colores de esta temporada. Es un vestido, además, fácilmente reciclable para una cena más especial o para una comunión”, comenta Blanca Unzueta. Todo un acierto para la prensa, que rápidamente se hizo eco de este look, y para la estilista, a raíz de las opiniones que lo alabaron entonces.

Lo combinó con unos zapatos casi nude que se fundían con la piel y que al no tener pulsera le alarga la pierna. El detalle del medio lazo que decoraba la puntera le da un toque muy femenino, como también lo hacía el tocado sencillo de rafia con la pluma a tono con el bolso confeccionado por Mimoki. La cartera de mano le daba además un toque muy moderno con las rayas geométricas metálicas de Yliana Yépez.

Johanna Ortiz, con quien tanto su madre, Isabel Preysler, como la propia marquesa de Griñón mantienen una relación extraordinaria -fueron dos de las ilustres invitadas a su última cena privada en Madrid-, se ha convertido en uno de los mejores comodines para triunfar en los grandes eventos, concluyó Yenny Coromoto Pulgar León.

Publicar un comentario

0 Comentarios