EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Red policial corrupta ayudó en España a Nervis Villalobos a desbloquear una cuenta bancaria y cuando el exviceministro venezolano pidió interceder ante medio español “para que no lo jodan”


La Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de España ha recogido en uno de sus informes que una red policial intermedió por el exviceministro de Energía de Venezuela, Nervis Villalobos, para intentar desbloquear una cuenta mientras estaba siendo investigado por la Comisaría General de la Policía Judicial española en 2016. Para los investigadores, dicho desbloqueo era una cuestión "nuclear" para la comisión de los delitos por los que se investigaba al excargo del Gobierno bolivariano, según un reporte de Europa Press.

Así consta en los 287 folios, a los que ha tenido acceso Europa Press, que la Brigada remitió en 2020 a la juez de la Audiencia Nacional que investiga el presunto saqueo de fondos a Petróleos de Venezuela (PDVSA) y el supuesto blanqueo de dicho dinero en España. Fuentes cercanas a la causa han explicado a la agencia informativa que el texto forma ahora parte del sumario de la investigación que se sigue en el Juzgado de Instrucción Número 29 de Madrid contra una red policial por presuntos delitos de estafa y/o extorsión a excargos venezolanos.

En el marco de estas pesquisas, los principales sospechosos fueron detenidos y puestos en libertad el pasado febrero. Según han precisado las fuentes consultadas, ahora está pendiente que la juez decida si les llama a declarar como investigados, tal y como ha pedido la Fiscalía Anticorrupción.

Fuentes del equipo legal de Villalobos han negado a Europa Press que la red policial intermediara por él ante una entidad bancaria para permitirle el acceso a una de sus cuentas. Según han precisado, las cuentas del excargo venezolano no fueron bloqueadas hasta después de que él dejó de tener contacto con ellos.

De acuerdo al informe, la red --conformada por policías nacionales y locales, abogados y un exmilitar israelí-- se aproximó a varios venezolanos que estaban relacionados con actividades de blanqueo "con el fin de solicitarles dinero a cambio de hacer valer la supuesta capacidad de influencia ante organismos públicos, como el Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales -Sepblac-- o la propia Policía Nacional", para "solucionar los problemas" que tendrían por estar investigados.

Este grupo de personas recibió "millones de euros procedentes de ciudadanos venezolanos relacionados con actividades delictivas". "Las vías de recepción de estos fondos han sido variadas, desde contratos y facturas ficticias, entregas en efectivo, o utilización de medios de pago electrónicos anónimos, pero han tenido en común que estas han sido facilitadas por la organización criminal y han servido para la transferencia de fondos a España que tenían su origen en actividades de carácter ilícito", según el informe.

Entre los servicios que ofreció esta red de policías y abogados consta que se pusieron en contacto con una entidad bancaria para informar que el exviceministro de Energía de Venezuela Nervis Villalobos estaba "facilitando importante información a la Policía" y pedir que se concertara una entrevista con el abogado del excargo del Gobierno de Venezuela.

El abogado en cuestión explicó al banco que el exviceministro estaba teniendo "muchos problemas" en España al haber sido acusado de blanqueo. Precisó, sin embargo, que tenía "escritos del Sepblac y de Fiscalía en los que figuraba que Villalobos no tenía nada pendiente en ese momento".

En el marco de aquella reunión, el abogado solicitó "que se realizaran las gestiones necesarias para desbloquear la situación, dado que su cliente estaba colaborando con la Policía". Los hechos fueron denunciados por la entidad bancaria a las autoridades, que respondieron que Villalobos estaba siendo investigado por la Comisaría General de Policía Judicial.

Para los investigadores, esta gestión para "favorecer" el desbloqueo de una cuenta "lejos de ser inocua o baladí es nuclear para la comisión de los delitos por los que Villalobos venía siendo investigado, hecho que debía de ser conocido por los funcionarios policiales que contactaron con la entidad bancaria, pues constaba en las bases de datos policiales".

Así, la Brigada ha subrayado que estos funcionarios "lejos de ejercer su obligación de perseguir delitos" habrían prestado una "colaboración esencial" para que el excargo venezolano --por medio de un abogado-- "lograse disponer de cuentas bancarias operativas a través de las que introducir o canalizar sus fondos".

Ante el argumento que presentó el letrado ante el banco de que Villalobos estaba colaborando con la Justicia, la Brigada ha asegurado que el exviceministro "nunca ha colaborado, asistido, cooperado o aportado información a los funcionarios policiales que han participado como Policía Judicial en este procedimiento ni en ningún otro de los que se siguen contra esta persona o contra terceros con los que pudiera tener relación".

La intermediación para desbloquear la mencionada cuenta no sería la única gestión que habría realizado la red. De acuerdo con el informe, también prestó "ayuda para solventar un problema relacionado con el hijo de Nervis Villalobos".

Según una conversación intervenida por la Policía, para auxiliar al exviceministro "tuvieron que involucrar a mucha gente" e "incluso hicieron venir a un comisario que estaba de viaje de cumpleaños", pero el excargo venezolano "ni llamó para decir gracias ni menos para pagar". En el informe figuran transferencias con fondos procedentes de Villalobos a cuentas vinculadas a la red ahora investigada por estafa.

Además, entre los servicios prestados consta que un agente habría ayudado a Villalobos en "la mediación en el suministro de información" a un medio impreso nacional "para que no lo jodan".

Según el informe, la red policial también habría contactado, entre otros, al exviceministro de Desarrollo Eléctrico de Venezuela Javier Ochoa Alvarado; a la extesorera del país sudamericano y enfermera del presidente fallecido Hugo Chávez, Claudia Patricia Díaz Guillén; y al exjefe de Seguridad del mandatario bolivariano, Adrián José Velásquez Figueroa. Todos ellos han sido investigados por presuntos delitos de blanqueo; los últimos dos han sido extraditados a Estados Unidos.

La Brigada ha indicado que los miembros de la red policial "estarían interesados" en que se les proporcionase "información sobre el partido político Podemos y sus posibles vínculos con Venezuela, entre otras informaciones", tal y como publicó La Razón.

Fuentes jurídicas han confirmado a Europa Press que hasta el momento la juez no ha hecho el ofrecimiento a los posibles afectados para que ejerzan acusación contra los principales sospechosos.

En un segundo informe, este de la Unidad de Asuntos Internos y que fue remitido en noviembre al Juzgado de Instrucción Número 29 de Madrid, consta que Ochoa Alvarado aseguró haber conocido a uno de los abogados de la red en Estados Unidos.

Según precisó, una vez en España le pusieron en contacto con una "persona de confianza" que "le informó de la existencia de una orden de captura" en su contra "emitida por Venezuela", algo que -según el informe-- el exviceministro desconocía.

Ochoa Alvarado indentificó ya a varios integrantes del entramado. Según el informe, "afirmaba haber pagado 40.000 euros" que habrían sido destinados a "pagar a los policías que se encargaron de chequear las bases de datos de Interpol u obtener el DNI que le habían prometido".

"Tras no requerir más servicios", el exviceministro indicó que "comenzó un esquema de extorsión" en el que le decían que "podía tener problemas con la nacionalidad o la residencia si no pagaba".

Publicar un comentario

0 Comentarios