EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Norberto Rivera Carrera, el cardenal mexicano con una controversial carrera clerical cuyo nombre figura en un nuevo escándalo internacional de blanqueo de dinero para una organización narcotraficante


Fernando Peyro, un empresario que durante años se desempeñó como hombre de confianza del polémico cardenal mexicano Norberto Rivera, está ahora en problemas con la justicia de los Estados Unidos, al enfrentar una investigación federal por posible blanqueo.

Un informante federal le propuso al empresario Peyro blanquear fondos para una organización narcoguerrillera colombiana. Peyro fue grabado planteándole al informante diversas maneras de blanquear dinero. Las grabaciones se encuentran en poder de autoridades federales estadounidenses. El empresario vinculó con el caso al cardenal Norberto Rivera Carrera, cuya voz se puede escuchar en las grabaciones.

¿Quién es Norberto Rivera Carrera?

Si Norberto Rivera tuviera una parábola esta contaría su ascenso desde una familia pobre de Durango (norte de México) hasta lo más alto de la Iglesia católica. Leer Norberto Rivera: el pastor del poder (Grijalbo, 2017) es conocer a detalle el viaje de 29 años que transformó al hijo de un campesino que se vio obligado a migrar a Estados Unidos para mantener a su familia en un cardenal que fue considerado papable en el cónclave de 2005 tras la muerte de Juan Pablo II. Fue el todopoderoso cardenal de la arquidiócesis de Ciudad de México, con 6.7 millones de feligreses.

“Era un personaje muy rústico. No sabía ir al baño. Venía del mundo indígena y no sabía utilizar la taza del baño”, contó en 2017 al diario español EL PAÍS el sociólogo Bernardo Barranco, que retrató al arzobispo primado como un hombre lleno de contradicciones. “Ahora habla italiano, francés y latín. Conoce de vinos franceses –su vino de mesa cuesta más de 3.000 pesos—y le encanta viajar en los jets privados de sus amigos”.

La publicación del libro coincidió con la renuncia de Rivera, un trámite obligatorio que los jerarcas católicos deben presentar al Papa cuando cumplen 75 años de edad y 30 como obispos. Esto abrió un nebuloso relevo en la Iglesia mexicana. El jueves 7 de diciembre de 2017 fue aceptada su renuncia y el papa Francisco eligió a Carlos Aguiar Retes, hasta ese momento arzobispo de Tlalnepantla, nuevo arzobispo primado de México.

El poder de Rivera en Roma había disminuido previo a su renuncia al cargo arzobispal. A pesar de esto, continúa siendo la figura del clero con más peso en México.

Rivera llegó a la arquidiócesis mexicana designado por Juan Pablo II en junio de 1995. “Rivera tiene asideros con algunos de los candidatos. Es cercano a Margarita Zavala, que es católica, a Miguel Ángel Mancera y es muy amigo —íntimo— de Andrés Manuel López Obrador”, consideró en 2017 Barranco, quien tiene estudios de posgrado en la Escuela de Altos Estudios Sociales de París.

Mucho se ha escrito sobre el que seguramente será su legado más cruel: la protección a la pederastia clerical. “Se lo ganó a pulso por haber defendido públicamente a Marcial Maciel [el fundador de los Legionarios de Cristo]. No fue neutro incluso cuando Maciel fue condenado por el Vaticano”, aseguró el sociólogo.

El cardenal Rivera Carrera ha estado involucrado en las averiguaciones del caso del presbítero Nicolás Aguilar Rivera, perseguido por la policía de Los Ángeles, California, Estados Unidos, y acusado de abuso sexual a más de un centenar de menores (pederastia), tanto en Estados Unidos como en México. Entre las acusaciones que pesan en contra del prelado mexicano incluyen las de brindar protección al presbítero, cuando era obispo de Tehuacán, Puebla. En septiembre de 2006 su nombre fue incluido en una denuncia levantada por Joaquín Aguilar Méndez en la cual se acusa a Carrera de presumiblemente ayudar al sacerdote Nicolás Aguilar a evitar ser procesado por actos lascivos contra menores. Rivera Carrera argumentó que él no se encontraba laborando en dicha diócesis en las fechas que indican los acusadores sucedieron los hechos, por lo que no es posible pudiera encubrir a nadie. La Suprema Corte de Justicia del Estado de California, en los Estados Unidos, declaró improcedente dicha demanda en 2009. Confirmaba así la sentencia emitida el 17 de octubre de 2007, por el Tribunal Superior de Justicia de Los Ángeles, California. 

Publicar un comentario

0 Comentarios