EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: Poder judicial venezolano "tras" Rafael Ramírez


Por infodio.com | Opinión

Traducción

Es la pregunta que no tiene una explicación razonable: ¿cómo es que Rafael Ramírez no ha sido procesado, imputado, detenido, extraditado, encarcelado? Cualquiera que haya pasado más de cinco minutos en Venezuela sabe la respuesta. La justicia es algo reservado para los enemigos políticos, una herramienta para ser usada selectivamente, cuando sea conveniente y políticamente conveniente.

 Ramírez parece haberse convertido en un objetivo en algunas facciones dentro del chavismo, pero será difícil desenredar el lío que quedó atrás. Por un lado, Nicolás Maduro estaba sentado al otro lado de la mesa en el directorio de PDVSA cuando Ramírez estaba saqueando la empresa con familiares y amigos. Asdrúbal Chávez -actualmente a cargo- aprobó y firmó el esquema de lavado de dinero de más de $4 mil millones por el cual ahora se busca a Ramírez . Si combatir la corrupción es el objetivo: ¿qué hay de esos dos?

Desde finales de 2017, Ramírez pasa largas temporadas en Roma, en un piso que compró y rehabilitó Nervis Villalobos, socio de confianza de Ramírez. Este sitio no solo pudo obtener evidencia documental que vincula a Villalobos con la adquisición, sino que también obtuvo información que ubicaba a Ramírez como residente en el apartamento de Villalobos. Las autoridades italianas recibieron la información, pero nunca se tomó ninguna medida. Esperar que Italia actúe contra Ramírez es como esperar que Venezuela actúe contra Francisco Convit, otro miembro clave del grupo criminal detrás del esquema. 

Detener a Convit traería otros problemas, porque en un esquema separado de lavado de dinero de $ 1.2 mil millones en el que también participó, parte del botín se compartió con los hijastros de Maduro . 

Los fiscales venezolanos arrestaron a Víctor Aular, designado por Ramírez para establecer en nombre de PDVSA el negocio de $ 4 mil millones con Luis e Ignacio Oberto , y acaban de arrestar a Fidel Ramírez, hermano de Rafael, quien está involucrado -junto con otro hermano Reinaldo y muchos otros- en un esquema separado de lavado de dinero de más de $ 2 mil millones centrado en Andorra .

Los hermanos de Ramírez, el primo hermano de Ramírez, casi todos los colegas a nivel del directorio de PDVSA y todos los apoderados están involucrados o han estado involucrados en procesos penales en múltiples jurisdicciones. Dicho de otro modo, en jurisdicciones donde no se puede aplicar la excusa de “soy víctima de la persecución política chavista”, Ramírez y hasta el último miembro de su entorno más cercano forman parte de investigaciones penales. 

Otro de sus lugartenientes de confianza, Javier Alvarado, surgió recientemente como informante de Estado y DoJ. Este sitio está seguro de que Alvarado se guardó información sobre sus propios tratos corruptos con Villalobos y Ramírez, porque no se olvide que Alvarado es un miembro clave en la investigación criminal de más de $ 2 mil millones en Andorra . Además, Alvarado es directamente responsable de las adquisiciones otorgadas a Derwick Associates mediante las cuales se saquearon otros $2+ mil millones . 

Ramírez estaba en el centro de una empresa de corrupción multimillonaria que llevó a la bancarrota no solo a PDVSA sino también a Venezuela. Cadena perpetua es lo que se merece, pero la fiscalía venezolana se encuentra en un terreno muy inestable. Es difícil ver a las fuerzas del orden en los países europeos o Estados Unidos considerando los intentos de arrestar y extraditar a Ramírez y compañía.

España se ha negado reiteradamente a enviar a Villalobos, Alvarado, Hugo Carvajal y otros criminales venezolanos a enfrentarse a la justicia estadounidense. Suiza nunca vio un solo dólar venezolano de la corrupción que no le gustó. Italia es un territorio ingobernable donde aquellos como Ramírez pueden vivir para siempre. El Reino Unido tiene una monarquía y un partido gobernante que abraza a los corruptos y, por supuesto, a su dinero. El chavismo, sin embargo, es una marca dañada. Más allá de Rusia, China, Irán y estados parias similares, ningún país desarrollado tiene una pizca de confianza en su poder judicial. Esa se ha convertido en la defensa elegida por Ramírez y compañía, quienes continuamente argumentan a) que nunca se han presentado cargos en su contra y que no se ha emitido una sentencia firme, o b) que si lo han hecho, en Venezuela, los cargos son políticamente motivados y son, de hecho,

El chavismo tiene en sus manos montañas de pruebas que podrían servir para construir casos penales estancos, pero en cada uno de ellos deberá enfrentar -con razón- desafíos de whataboutism. Ramírez, y otros en una situación similar, han contratado a los mejores abogados, cabilderos y portavoces que el dinero mal recibido puede comprar. El chavismo, en cambio, es universalmente despreciado en el mundo occidental. ¿Cambiará en un futuro cercano? ¿Italia o España actuarán de acuerdo con las solicitudes de Venezuela de extraditar a Ramírez y compañía? Improbable.


Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios