EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Comité Olímpico Venezolano intentó sin éxito en Florida sortear las sanciones estadounidenses


Por Johanna Osorio Herrera

armando.info

Las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro pusieron en aprietos a todo tipo de instituciones venezolanas para recibir recursos y mantener su funcionamiento, entre ellas las de actividades deportivas. El Comité Olímpico Venezolano abrió una empresa en Florida para capear este temporal pero hasta el día de hoy siguen las contradicciones sobre su funcionamiento, su utilidad y su futuro. Todavía la vieja directiva del COV tiene el control de esta.

“A Alejandra Benítez no la dejaron competir [en Canadá] y hubiese clasificado. No la dejaron competir por las sanciones criminales”, se lamentaba Nicolás Maduro en agosto de 2021, en referencia al caso de la exministra y laureada esgrimista, tras el regreso de la delegación venezolana de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, celebrados entre julio y agosto de 2021, pospuestos por la pandemia.

En simultáneo, Mervin Maldonado, exministro del deporte, aseguraba: “Estados Unidos procura que nuestro país (…) no desarrolle sus capacidades y por eso busca limitarlos [a los atletas]”.

Aunque la de Tokio fue la mayor cosecha de medallas —una de oro y tres de plata- que haya obtenido Venezuela en cualquier cita olímpica desde que en Londres 1948 empezaron sus participaciones oficiales, la clasificación en rankings mundiales y la propia preparación de los deportistas venezolanos se vio mermada durante esta olimpiada -el ciclo cuatrienal entre la celebración de los juegos-. Más allá de las ineficiencias en las que pudieron incurrir el Estado y sus autoridades deportivas, ciertamente las sanciones financieras impuestas por Washington dificultaron diligencias para viajes o pagos de viáticos y becas. Una circunstancia que voceros del gobierno, como el propio Maldonado, no desaprovecharon para atribuirle cualquier decepción en la competencia.

“El bloqueo ha hecho sus estragos, ha afectado bastante el tema”, remachaba Maldonado su denuncia.

Pero para otros dirigentes deportivos las sanciones sirvieron de pretexto para poner a prueba fórmulas innovadoras y hasta audaces que permitieran sortear las sanciones y asegurar el acceso a financiamiento extranjero. Tan audaces como para implementarse en el propio territorio estadounidense, origen de esas sanciones. Tal fue el caso del Comité Olímpico Venezolano (COV) durante la presidencia de Eduardo Álvarez Camacho, xministro del Deporte en el gabinete de Hugo Chávez.

Comité Olímpico Venezolano C.A. INC es la compañía con la que el COV intentó -y no pudo; no, al menos, por completo, según sus voceros ahora afirman-  trazar un ducto para que su dinero venido desde el exterior vadeara las sanciones. Según los documentos revisados en la División de Corporaciones de Florida, fue constituida allí con el nombre inicial de Corporación Olímpica Tricolor INC, el 11 de junio de 2019. Para esa fecha arreciaban las presiones de la administración de Donald Trump desde Washington contra el régimen de Nicolás Maduro, arrinconado en apariencia desde comienzos de ese año por la proclamación de Juan Guaidó por parte de la Asamblea Nacional opositora como presidente interino -o paralelo, en los hechos, con el respaldo de las principales potencias democráticas de Occidente-, y por un levantamiento cívico-militar a finales de abril, chapucero pero pronosticador de nuevas conmociones.

La empresa, así como los nombres de Álvarez y Arturo Castillo, presidente y tesorero -mismos cargos que detentaban entonces en el COV-, resaltan entre los hallazgos de Miami Nostro, una investigación conjunta entre Armando.info y el Miami Herald, por la que se sistematizaron los datos de más de 120.000 funcionarios venezolanos cuyos nombramientos aparecieron en la Gaceta Oficial entre 2007 y junio de 2022, para luego cruzarlos con los registros de la División de Corporaciones de Florida. El cruce de las bases de datos permitió comprobar que, a contracorriente de sus repetidos lemas antinorteamericanos, se cuentan por cientos los casos de exjerarcas y funcionarios de los gobiernos de Chávez y Maduro que terminaron, si no viviendo, al menos sí abriendo empresas o adquiriendo activos en el sur de Florida, meca dorada del exilio antichavista y, aún antes, de la clase media venezolana.

Empresa Comité Olímpico Ve... by ArmandoInfo

La compañía pasó a llamarse directamente Comité Olímpico Venezolano INC en febrero de 2020, y en febrero de 2021 sumó el nombre de Joseba Barreda como vicepresidente, todavía junto a Álvarez y Castillo.

Franklin Cardillo, Secretario de Deporte del estado Miranda y actual tesorero del COV, afirma que la compañía fue creada para evadir las sanciones que no permitían que en Venezuela se recibieran los fondos de los programas Top y Solidaridad Olímpica provenientes del Comité Olímpico Internacional (COI) en Suiza. Atribuye el cambio de nombre de la compañía en Florida a las condiciones del COI para la transferencia del dinero: “Debía tener el mismo nombre del comité en Venezuela, igual que la cuenta bancaria”. Esta cuenta fue abierta en el Bank of America, según Cardillo, quien indica que previamente el comité contaba también con una cuenta en el banco ItalBank —un pequeño banco intermediario creado por el venezolano Carlos Dorado en Puerto Rico en 2008, que sirvió para canalizar transferencias en dólares del gobierno venezolano y otros clientes privados, luego de que Citibank cesara su prestación de servicios al país en 2016-.

No obstante, la jugada no resultó como esperaba el COV. Cardillo relata que, en 2020, la primera transferencia hecha por el COI como parte del programa Top, por un monto de 108.000 dólares, fue retenida por la OFAC -siglas en inglés de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos-. Desde Venezuela se gestionó el reclamo para la devolución del dinero a Suiza y se logró, asegura. Pero desde entonces los fondos de este programa hacia Venezuela cesaron. Por Top, el COV recibía entre 300.000 y 400.000 dólares anuales.

Sin embargo, el COV se metió por la ventana y logró, todavía de acuerdo con Cardillo, que el país recibiera dinero del programa Solidaridad Olímpica, esta vez a través de Panam Sports, una organización adjunta al COI que reúne a los Comités Olímpicos Nacionales de América. De acuerdo con el tesorero, el 5 de mayo de 2022 el COV recibió en su cuenta de Bank of America 170.000 dólares de Panam Sports; pero al entregar el comité a la nueva directiva, el 19 de mayo de este año, los exdirectivos declararon que la cuenta no tenía fondos y que había sido cerrada. La versión sobre el uso de esos fondos que se agotaron la ofrece Eduardo Álvarez en otro segmento de este reportaje.

Hasta ahora no se ha gestionado un traspaso ni de la cuenta bancaria, presuntamente cerrada, ni de la empresa -que según la División de Corporaciones de Florida sigue activa- a la nueva directiva del COV.  El tesorero del nuevo comité asegura que, por esa razón, no han podido abrir otras que cumplan con los requerimientos del COI.

 

 

Tanto Cardillo como Álvarez confirman que los dirigentes deportivos y federativos venezolanos estaban al tanto de esta medida.

De hecho, hay rastros en Florida que sugieren que ese ejemplo cundió. Hay registro de al menos cinco compañías homónimas de federaciones deportivas venezolanas. Dos de ellas coinciden con la línea temporal de las sanciones y de la creación de la empresa del COV. La primera es Venezuela Basketball LLC, creada en agosto de 2018 y disuelta en septiembre de 2022; en esta, figura como gerente Efrem Night, extrabajador de la Fundación Greivis Vásquez, aunque el presidente de la federación en Venezuela era, para la fecha, el exjugador Bruno D’Addezio. La segunda es Federación Venezolana de Deportes Ecuestres LLC, creada en enero de 2019 y disuelta en octubre de 2020, donde aparecía como gerente Elena Couttenye, jueza de la Federación Ecuestre Internacional, cuando el ente en Venezuela era presidido por Patricia Velutini.

Esta última federación se vio afectada en 2018 cuando Emanuel Andrade, su principal atleta e hijo de Alejandro Andrade —militar retirado y exguardaespaldas de Hugo Chávez que fue Tesorero Nacional (2007-2010) y presidente del Bandes (2008-2010) y acusado por el saqueo de mil millones de dólares del erario público venezolano—, perdió todos sus caballos, que estaban entre las propiedades confiscadas a su padre por la justicia estadounidense tras ser sentenciado. Según reportes de prensa, Alejandro Andrade fue liberado en febrero de 2022 de una prisión federal en Pennsylvania tras conseguir una reducción de su pena.

Versiones que van y vienen

Eduardo Álvarez Camacho —quien fue presidente del COV durante 16 años, hasta mayo de 2022—, confirmó a Armando.info que la empresa en Florida fue creada para evadir las restricciones generadas por las sanciones. Sin embargo, contrario al nuevo tesorero del COV, asegura que la cuenta jamás pudo ser usada. “Se abrió y se cerró en 2020. Desde 2019, Venezuela dejó de recibir recursos del COI porque los bancos nos advirtieron que la OFAC podía retener el dinero. Entonces creamos esta corporación, con la misma acta constitutiva del COV, para abrir una cuenta corporativa en Bank of America, pero no funcionó. Nadie se arriesgaba”.

Dice que, desde entonces, los únicos recursos recibidos fueron los de Panam Sport, mas no como parte del programa Solidaridad Olímpica, como afirma Cardillo, sino por aprobación de proyectos de los que debían rendirse cuentas al órgano internacional. Confirma la recepción de 170.000 dólares en mayo que, asevera, fueron usados para saldar proyectos antes de la entrega del COV a su nueva directiva. “No recuerdo a qué cuenta entraron, debió ser a la de Puerto Rico, porque la de Bank of America nunca se usó”.

No obstante, Armando.info tuvo acceso a un comprobante de pago por parte de Panam Sport a la cuenta de Bank of America del Comité Olímpico Venezolano, del 16 de diciembre de 2021, por concepto de subsidio para pasajes para los Juegos Panamericanos Junior celebrados en noviembre de 2021 en Cali, Colombia.

Álvarez también ofrece una versión distinta sobre la transferencia retenida por la OFAC: “El dinero que se retuvo no fue del COI, sino del Estado venezolano, que trató de pagar una deuda con el comité internacional por derechos televisivos. Ese dinero se congeló y luego se regresó, pero después de eso el COI no se atrevió a enviar más recursos”, asegura, y precisa que ni esta, ni ninguna otra transacción del gobierno, se hizo a través de la cuenta bancaria del COV.

Franklin Cardillo fue cuestionado por Armando.info sobre esta afirmación, pero al cierre de este texto no había contestado la petición.


Lea completo aquí



Publicar un comentario

0 Comentarios