EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Fríos Roraima donó salchichas en Brasil a punto de vencer en protesta por el bloqueo venezolano a sus exportaciones ilegales y descartó cientos de toneladas de productos vencidos


Comestibles brasileños que no pudieron entrar a Venezuela desde enero de este año fueron desechados o donados en junio pasado por Frios Roraima, una empresa de distribución de alimentos en Boa Vista, Brasil. Se trató de 900 toneladas de productos que caducaron y ya no eran aptos para el consumo humano. Entre esos, hubo 30 toneladas de salchichas que se repartieron gratuitamente a más de 500 personas en una plaza del centro, como una forma de protestar contra la medida del gobierno venezolano y ayudar a la población local.

La entrega de los paquetes de salchichas se realizó el viernes 16 de junio en la Praça do Centro Civico Joaquim Nabuco, donde se formó una larga fila desde temprano en la mañana. A pesar de la lluvia, los organizadores distribuyeron unos cinco mil paquetes, cada uno con tres kilos de producto, que tenían fecha de vencimiento para agosto.

El gerente de la empresa Fríos Roraima, Inaldo da Silva Santana, explicó que la donación fue también un acto simbólico para llamar la atención de las autoridades sobre la situación de los empresarios que no pueden vender sus productos a Venezuela. “Entonces, como una forma de beneficiar a la gente... lo estamos donando para llamar la atención de la gente, parlamentarios, diputados, senadores y gobernadores para que tomen conciencia. Los empresarios no pueden sobrevivir si su producto no se vende”, dijo.

Descarte de alimentos en el relleno sanitario

El proceso de descarte de los alimentos comenzó el viernes 15 de Junio con el uso de cinco remolques que transportaban 28 toneladas cada uno al relleno sanitario municipal de Boa Vista. El resto del producto, unas 760 toneladas, fue desechad posteriormente. Los alimentos forman parte de las exportaciones bloqueadas por Venezuela desde enero.

Negociaciones con el gobierno federal

El gobernador de Roraima, Antonio Denarium (Progresistas), envió una carta al presidente Lula (PT), este jueves 15, solicitando al gobierno federal realizar negociaciones para poner fin a la restricción de productos brasileños, como carne, embutidos, arroz y trigo.

El primer ministro, Alexandre Padilha, confirmó que el Ministerio de Relaciones Exteriores (Itamaraty) debe negociar con el país el fin de las restricciones. “Realmente, una situación absurda. No existe comunicación al respecto que pueda justificar tal actuación. Una barrera que impide la entrada de productos brasileños”, completó el ministro de Itamaraty.

Denuncia

También en junio, un grupo de personas que se autodenominan "contralores sociales" hizo pública una denuncia contra una supuesta organización criminal que se dedica a introducir productos alimenticios brasileños de forma ilegal a Venezuela, burlando los controles aduaneros y las medidas de protección a la producción nacional. La organización ha sido bautizada como "Los Reyezuelos de Roraima" y estaría liderada por el auditor fiscal brasileño Alysson Rocha, quien facilita la salida de Brasil e ingreso a Venezuela de mercancía bajo el concepto de "exportación".

Los involucrados en el caso

La denuncia incluyó una infografía en la que se identifican varios actores del caso, entre empresas y personas naturales. Estos son:

• Distribuidora Fríos Roraima (Brasil): Allan Luiz de Oliveira y Willians Paulo Mischur

• Fríos Roraima (Venezuela) y Comarca (Venezuela): Nuno Condesso Martínez Martins (venezolano)

• Auditor fiscal Alysson Rocha (Brasil)

• Distribuidora Tauan (Brasil): Kleber y Cleiton Aguilar

• Logística BellaTrix (Brasil): Fátima Araujo y Mirella

• Amazon Pneus (Brasil): Cavalcante

• J.L. Fernandes Comércio Atacadista (Brasil): Jackson

• Chino Julio (comerciante localizado en Venezuela, en la ciudad de Puerto La Cruz)

El modus operandi

Según la denuncia, los productos brasileños, como pollo, salchichas, mortadela, aceite, azúcar, etc., no pasan por la aduana venezolana, sino que son trasladados por las trochas o "caminos verdes" que cruzan la frontera. Luego son distribuidos en los anaqueles venezolanos a nivel nacional, aprovechando la diferencia de precios y la escasez de alimentos que sufre Venezuela.


El impacto del contrabando

Los contralores sociales denuncian que el contrabando afecta la economía y las empresas nacionales, así como la salud y la integridad de los habitantes de Venezuela. Además, cuestionaron cómo es posible encontrar dichos productos brasileros en grandes cantidades en los anaqueles venezolanos, si existe en Venezuela una resolución desde hace varios meses de restricción para la protección a la producción nacional. Por último, exigieron que se investigue y sancione a los responsables de este ilícito.

Según los contralores sociales, el auditor Rocha y las empresas mencionadas han obtenido grandes ganancias con el contrabando, a costa de perjudicar a los empresarios honestos de Venezuela y Brasil que cumplen con la ley y contribuyen al desarrollo y la soberanía alimentaria de ambos países.

Operativo e inspección en Fríos Roraima

El pasado jueves 1 de junio, funcionarios de la Receita Federal (RFB) realizaron un operativo e inspección en Fríos Roraima, una empresa ubicada en Pacaraima, cerca de la frontera con Venezuela. La empresa se dedica a la distribución y exportación de productos alimenticios, principalmente salchichas y otros embutidos.

Según fuentes de la RFB, la empresa estaría involucrada en la red de contrabando de salchichas hacia el lado venezolano de la frontera. En el operativo se confiscó mercancía y se identificó a varios conductores con matrícula venezolana que transportaban salchichas para pasarlas ilegalmente al otro lado.

Durante la inspección, se produjo una persecución y un intercambio de disparos entre los agentes y un sospechoso que intentó escapar en una camioneta negra, aparentemente Ford Bronco, que logró huir a territorio venezolano con los neumáticos desinflados. El conductor intentó ocultar su rostro durante la huida. No se reportaron heridos ni mayores daños materiales.

Los dueños y socios de Fríos Roraima

Fríos Roraima es propiedad del empresario brasileño Allan Luiz de Oliveira, quien es socio del ciudadano venezolano Nuno Condesso Martínez Martins en otra compañía llamada Atacaraima Comercio. Martínez Martins es conocido como “El Rey del Contrabando de la Salchicha” y tiene residencia en el estado Zulia, en Venezuela. Aunque su nombre no figura en registros de Fríos Roraima, sospechas indican que Martínez es tras bastidores accionista de la misma.

Allan Luiz de Oliveira y Martínez operan la compañía en asociación con Willians Paulo Mischur, quien funge como CEO de Fríos Roraima y de otra empresa denominada Consignum. Otro socio de Allan Luiz de Oliveira es Wigor Henrique Dos Santos. El grupo mantiene nexos comerciales además con otra empresa que lleva por nombre Comarca. En el estado de Roraima existen procesos judiciales abiertos contra Allan Luiz de Oliveira, debido a la evasión de impuestos a la circulación de mercancías.

Nuno Condesso Martínez es también propietario de la empresa Transporte Roraima Do Amazonas Ltda, en donde tiene como socio a Matheus Spadare Mischur. El contrabando en la frontera entre Brasil y Venezuela es un problema recurrente que afecta a ambos países. La frontera entre Brasil y Venezuela tiene una extensión de 2.199 kilómetros y está marcada por una gran desigualdad económica y social. La crisis que vive Venezuela ha provocado un éxodo venezolano hacia Brasil, especialmente hacia el estado de Roraima.



Publicar un comentario

0 Comentarios