EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Juan Carlos Escotet, el banquero que se aprovechó del rescate bancario para comprar Abanca y que ahora no encuentra cómo deshacerse de Nueva Pescanova


Por Lola Solís

El empresario hispanovenezolano Juan Carlos Escotet es el dueño de Abanca, la entidad de crédito que domina el mercado financiero del noroeste de España. Con una fortuna estimada en 4.000 millones de euros, Escotet es uno de los hombres más ricos del país, según la revista Forbes. Sin embargo, su trayectoria no está exenta de polémicas y dificultades, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

De Venezuela a Galicia

Escotet nació en Madrid en 1959, pero se crió en Venezuela, donde sus padres, originarios de León y Asturias, se habían exiliado. Estudió en Estados Unidos y se dedicó al sector bancario desde mediados de los años ochenta. En 1992 fundó Banesco, uno de los principales bancos privados de Venezuela, que recibió numerosos reconocimientos del Gobierno de Hugo Chávez, pero que fue intervenido por el régimen de Nicolás Maduro en 2018.

A pesar de su éxito en Venezuela, Escotet nunca perdió el vínculo con España y aprovechó la crisis de 2008 para hacerse con el histórico Banco Etxeverría, fundado en Betanzos (A Coruña) hace más de 300 años. A través de esta filial, Escotet compró en 2014 las antiguas cajas gallegas Caixa Nova y Caixa Galicia, que se habían fusionado en 2010 bajo el nombre de Nova Galicia Banco y que habían sido rescatadas y nacionalizadas por el Estado con una inyección de más de 8.000 millones de euros.

El Gobierno de Mariano Rajoy subastó el banco gallego a precio de saldo y Escotet pagó al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) solo 712 millones de euros, asumiendo el Estado la mayor parte de las pérdidas. Así nació Abanca, que también se quedó con la filial portuguesa de Deutsche Bank y que hoy es el propietario del Deportivo de la Coruña, el equipo de fútbol que milita en la tercera división española.

Un negocio rentable y diversificado

Abanca ha logrado consolidarse como una entidad financiera rentable y solvente, que ha obtenido hasta septiembre de este año un beneficio de 428,6 millones de euros. Según la propia entidad, este resultado se debe al dinamismo del negocio minorista y al sólido perfil financiero, que le permite generar unos ingresos de alta calidad. Abanca tiene una cuota de mercado del 40 por ciento en Galicia y del 6 por ciento en el conjunto de España.

Pero Escotet no solo se dedica al sector bancario, sino que también tiene intereses en otros ámbitos, como el pesquero. A través de Abanca, posee el 97 por ciento de Nueva Pescanova, la principal compañía pesquera de España y la quinta de Europa, que nació en 2015 tras la reestructuración de la antigua Pescanova, que estuvo al borde de la quiebra por una deuda de más de 1.500 millones de euros y por un escándalo contable que llevó a la cárcel a su expresidente, Manuel Fernández de Sousa-Faro.

Nueva Pescanova sigue atravesando dificultades y ha anunciado un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a unos 100 trabajadores de los 10.000 que tiene en todo el mundo. La empresa, con sede en Redondela (Pontevedra), dice que necesita adaptarse a un entorno global desafiante y asegurar la sostenibilidad a largo plazo. El comité de empresa, sin embargo, rechaza la medida y pide buscar soluciones alternativas.

Escotet ha intentado vender el 80 por ciento de Nueva Pescanova a la empresa canadiense Cooke, pero la operación se ha frustrado por las diferencias en el precio y por las sombras en las cuentas de la compañía. Mientras tanto, ha nombrado a un nuevo consejero delegado, Jorge Escudero, que procede de Coca Cola y que tendrá que liderar y potenciar el crecimiento de la multinacional pesquera.

Un hombre con contactos y tragedias

Escotet es un hombre que sabe moverse en el mundo de los negocios y de la política. Tiene una buena relación con el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, del Partido Popular, y con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, del Partido Socialista. También ha mantenido contactos con el presidente autonómico Alfonso Rueda y con otros representantes institucionales.

Pero no todo ha sido fácil para Escotet, que ha tenido que afrontar momentos duros en su vida personal. El año pasado, su hijo menor, Juan Carlos Escotet Alviárez, murió a los 32 años en un accidente náutico ocurrido en Los Cayos, en Florida (Estados Unidos). Escotet tiene otros tres hijos, que forman parte del consejo de administración de Abanca y que son los herederos de su emporio empresarial.



Publicar un comentario

0 Comentarios