Julio Martín Herrera Velutini, banquero de origen venezolano, tendrá que esperar varios meses más para enfrentar la justicia en Puerto Rico, donde se le acusa de intentar sobornar a la exgobernadora Wanda Vázquez Garced y al actual gobernador Pedro Pierluisi Urrutia.

El caso, que involucra a otros actores políticos y financieros, ha generado una serie de obstáculos legales que han impedido el inicio del juicio, previsto inicialmente para febrero o marzo de este año. Así lo reconoció la jueza federal Silvia Carreño Coll, quien propuso trasladar la fecha a octubre, según informaron medios locales.

Un operativo que salpica a la OCIF

El banquero, que se declaró inocente de los cargos, es el principal implicado en el llamado Operativo Brisa Marina, una investigación que revela la participación de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) en el esquema de corrupción. Según la evidencia, Herrera Velutini buscó el respaldo de la OCIF para sus negocios bancarios, y trató de influir en el nombramiento de tres comisionados, uno de los cuales debía proteger sus intereses. La fiscalía federal posee grabaciones de las conversaciones del acusado, pero no ha revelado su contenido.

Un caso complejo y voluminoso

La defensa del banquero, encabezada por la abogada Lilly Ann Sánchez, ha alegado que el procesamiento de su cliente fue discriminatorio, ya que el gobierno federal ordenó a la OCIF enfocarse en las entidades bancarias relacionadas con Venezuela. Además, ha expresado su preocupación por el impacto del ambiente político en el caso, y ha anunciado que llamará como testigo al gobernador Pierluisi. El caso tiene una gran complejidad, ya que involucra a 31 órdenes de registro, tres investigaciones entrelazadas y 27 informantes, entre ellos empleados de la OCIF. La defensa también ha tenido dificultades para procesar el masivo volumen de evidencia, que consta de aproximadamente dos millones de páginas de material.

En la trama también está involucrado el inversionista Fahad Ghaffar, quien ha sido confirmado como participante, pero no se sabe si ha sido procesado. Además, el caso está vinculado a la empresa británica CT Group, contratada por Herrera Velutini, y a testigos como el exrepresentante novoprogresista Edgardo “Gary” Rodríguez.

Disputas legales por la entrega de pruebas

Uno de los principales motivos del aplazamiento del juicio ha sido la disputa legal entre los abogados del banquero, la exgobernadora Vázquez Garced y el exagente del FBI Mark Rossini, quien fue acusado de filtrar información confidencial sobre el caso. La defensa ha reclamado que la fiscalía federal no ha entregado toda la información relevante de los informantes de la OCIF, y que ha accedido indebidamente a información privilegiada. La fiscalía tiene hasta el 1 de marzo para entregar una versión depurada de los mensajes de texto y correos electrónicos que forman parte de la evidencia.