Subscribe Us

header ads

Esposa del exembajador español Raúl Morodo abrió cuentas millonarias en Suiza tras su salida de Venezuela


La esposa del exembajador español en Venezuela Raúl Morodo, Cristina Cañeque de Sola, abrió tres cuentas bancarias en una sucursal del Credit Suisse en Zúrich (Suiza) en abril de 2008, apenas seis meses después de abandonar Venezuela junto a su marido, ocultándolas a la Hacienda española durante años. Cristina Cañeque ha reconocido ahora que cuenta con un patrimonio de 6,4 millones de euros.

Según reporta OKDIARIO, durante su declaración como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional española, Santiago Pedraz, Raúl Morodo reconoció que ha tenido cuentas bancarias en el extranjero, coincidiendo con sus destinos diplomáticos, que luego cerraba al abandonar el país.

Pero las tres cuentas que su esposa abrió en Suiza no responden a esta lógica. Morodo ha sido embajador de España ante la sede de la Unesco en París (entre 1983 y 1985), embajador en Portugal (1995-1999) y en Venezuela por designación del Gobierno de Rodríguez Zapatero (entre 2004 y 2007).

Abandonó este último cargo en septiembre de 2007, cuando fue sustituido por el diplomático Dámaso de Lario. Tan sólo siete meses después de salir de Venezuela, su esposa, Cristina Cañeque, viajó a Zúrich (Suiza) para abrir tres cuentas bancarias: la CH40-0483-5150-8890-72000 (abierta el 2 de abril de 2008), la CH40-0483-5150-8890-72001 (abierta al día siguiente) y la CH40-0483-5150-8890-71000 (abierta el 15 de mayo del mismo año).

Precisamente en aquellas mismas fechas, abril de 2008, su hijo Alejo Morodo constituyó una sociedad en Panamá, Furnival Barristers Corp. SA, con la que ha cobrado varios millones de euros de la petrolera estatal venezolana PDVSA, en aquel momento controlada por el Gobierno de Hugo Chávez con el que su padre mantenía una estrecha relación personal.

También Alejo Morodo actuó inicialmente ocultándose de la Hacienda española. Su sociedad offshore fue constituida con un capital de 1.000 dólares ante un notario de la Ciudad de Panamá el 8 de abril de 2008. Pero el nombre de Alejo Morodo no aparece en la escritura de creación de la compañía, sino que colocó en la junta directiva de Furnival Barristers a tres ciudadanos panameños, para que actuaran como sus testaferros: Edith Olive de Bocanegra, Luis Alberto Rodríguez y Bárbara de Rodríguez.

Alejo Morodo no quitó a estos hombre de paja y asumió todos los cargos directivos en su sociedad panameña hasta el 17 de octubre de 2016. Según los informes remitidos por la Agencia Tributaria al juez Pedraz, Furnival Barristers ha registrado unos ingresos de 3,2 millones de euros ente 2011 y 2014. La UDEF sostiene que al menos 1,2 millones de euros corresponden a las comisiones ilegales abonadas por PDVSA.

El hijo del embajador Morodo cobró el resto de pagos de la petrolera venezolana (hasta sumar un total de, al menos, 4,4 millones de euros) a través de su sociedad Aequitas Abogados, constituida en Madrid. Alejo Morodo también usó una cuenta del Credit Suisse en Suiza (la misma entidad de la que es clienta su madre) para transferir 600.000 euros de PDVSA desde su sociedad panameña Furnival a Aequitas Abogados.

Alejo Morodo intentó en 2016 transferir a España otros 1,3 millones de euros desde Suiza, pero la entidad bancaria bloqueó esta transferencia «al considerar no justificado suficientemente el origen legal de los fondos«, tal como explica en su informe la Fiscalía Anticorrupción. La alerta enviada por el banco a las autoridades españolas fue la que provocó el inicio de la investigación sobre los pagos de PDVSA.

Lea más aqui

Publicar un comentario

0 Comentarios