EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Senador Gustavo Petro muestra moderación ante disturbios en Colombia


Mientras las calles de Colombia arden en medio de los mayores disturbios antigubernamentales en décadas, un exlíder rebelde que desharía la cooperación antinarcóticos con Estados Unidos busca capitalizar el creciente descontento y llegar a la presidencia el próximo año.

Según un reporte de Joshua Goodman para AP, en una larga carrera política que incluyó un período como alcalde de Bogotá, el senador Gustavo Petro se ha ganado la reputación de ser el eterno alborotador de Colombia con una lengua de plata admirada, cuando no temida, por amigos y enemigos por igual.

Pero ha adoptado un enfoque decididamente discreto de las protestas recientes, aparentemente creyendo que debe ganarse a algunos de sus muchos escépticos conservadores para prevalecer en lo que sería su tercera candidatura a la presidencia de Colombia.

Las protestas comenzaron el 28 de abril después de que el presidente Iván Duque intentara imponer un aumento de impuestos en medio de una pandemia que ha dejado a millones de personas sin trabajo ni comida. Aunque se echó atrás rápidamente, los manifestantes han permanecido en las calles, ampliando su lucha para incluir quejas que van desde el decrépito estado de los sistemas de salud y educación de Colombia hasta la lenta implementación de un acuerdo de paz de 2016 con los rebeldes marxistas.

Duque ha acusado a muchos cárteles de cocaína y mafias criminales del país de echar leña al fuego, aunque hasta ahora no ha presentado pruebas que respalden la afirmación. Pero la cultura de violencia política que ha asolado a Colombia durante mucho tiempo ha cobrado su precio: hasta la fecha, al menos 42 personas han sido asesinadas y la policía ha sido acusada de decenas de abusos.

Muchos de los jóvenes activistas en las calles provienen de la izquierda de Colombia, donde Petro, de 61 años, ha sido un elemento fijo durante décadas.

“Si hay alguien en Colombia que siempre ha estado prestando atención a los jóvenes y al tema de la desigualdad económica, ese es Petro”, dijo Sandra Borda, analista política de la Universidad de los Andes en Bogotá.

En el pasado, Petro no ha dudado en recurrir a Twitter, donde sus 4,2 millones de seguidores casi duplican a los de Duque, para avivar protestas, tachar a los oponentes de "fascistas" o difundir afirmaciones infundadas de que las elecciones de 2018 perdió por más de 2 millones los votos se vieron empañados por la compra de votos.

Pero esta vez, Petro ha proyectado moderación, en contrapunto al creciente rechazo de Duque como un líder débil y agitado.

El 27 de abril, la noche anterior al inicio de un paro nacional, pronunció lo que denominó un “discurso a la nación colombiana” en el que hizo un llamado a la calma e instó a los manifestantes a usar máscaras y mantener el distanciamiento social en las calles.

“La policía no es el enemigo”, dijo en el video publicado en las redes sociales. "El enemigo es la reforma fiscal".

Hasta ahora, ha evitado aparecer junto a los manifestantes, en parte por temor a ser elegido como un títere. En una grabación de audio filtrada de una reunión privada con activistas por la paz, sugirió que los huelguistas deberían haberse ido a casa una vez que Duque enterrara el aumento de impuestos.

“Ahí es cuando deberían haber declarado un triunfo y ponerle fin”, se le puede escuchar decir en la reunión en línea del 5 de mayo. "En otras palabras, acumula fuerzas para lo que viene después".

Petro no respondió a las repetidas solicitudes de entrevista.

Pero Jorge Rojas, un ayudante de mucho tiempo, dijo que el enfoque cauteloso de Petro es deliberado.

Debido a su militancia juvenil en el movimiento rebelde M-19, Petro ha luchado durante mucho tiempo contra los intentos conservadores de calificarlo como el presagio colombiano del “Castro-Chavismo” que seguiría el camino de los difuntos revolucionarios cubanos y venezolanos Fidel Castro y Hugo Chávez.

“Sabe que tiene que comportarse como un estadista para llenar el vacío que dejó Duque”, dijo Rojas.

Sin embargo, los votantes más jóvenes menos moldeados por las batallas ideológicas de la Guerra Fría parecen ser más indulgentes.

En la ciudad central de Bucaramanga, Laura Velazco, de 26 años, dijo que no teme tanto a Petro como al status quo: su incapacidad para encontrar trabajo desde que se graduó de la universidad hace tres años con un título en psicología.

“Nos estamos convirtiendo en Venezuela y ni siquiera nos gobierna la izquierda”, dijo Velazco, quien votó por Petro en 2018 y dice que considerará hacerlo nuevamente el próximo año, si no emigra primero.

“Si tengo que lavar platos, lo hago porque tengo una hija que cuidar”, agregó.

Pero cuanto más violentas y perturbadoras se vuelven las protestas, existe el riesgo de que se culpe a Petro, dijo Borda. Ya los aliados de la ley y el orden de Duque han instado al presidente a desplegar a los militares, suspender las libertades civiles y decretar un estado de "conmoción interna" para controlar los disturbios.

Petro saltó a la fama hace 15 años liderando una cruzada para exponer la alianza entre los aliados conservadores del entonces presidente Álvaro Uribe y los grupos paramilitares de derecha. En fascinantes discursos televisados ​​desde el Senado, reveló evidencia que impulsó el arresto de decenas de miembros del Congreso por vínculos criminales con los paramilitares.

La firma de un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en 2016 creó un espacio para la política de izquierda que Petro se apresuró a aprovechar. Varias encuestas de opinión lo muestran como el claro favorito para ganar las elecciones presidenciales de mayo próximo, cuadruplicando en algunos casos el apoyo de su rival más cercano.

Pero algunos compañeros izquierdistas dicen que su ego puede interferir con los astutos instintos políticos. También perdió el apoyo de las mujeres debido a su firme defensa de un ex asistente acusado de abuso doméstico. En 2018, apareció un video de una década que lo mostraba recibiendo montones de dinero en efectivo de un contratista del gobierno.

A pesar de eso, Petro ha logrado mantener un bloqueo a la izquierda y distanciarse del resto del desacreditado establecimiento político de Colombia. Y ahora, miembros de la élite empresarial del país en las últimas semanas han estado solicitando reuniones con Petro para conocer más sobre sus políticas, dijo Rojas. Se planea un viaje a Washington este año, agregó.

“Sigo creyendo que Petro es quizás el único político que tiene un programa coherente para ofrecer a un país sumergido en una profunda crisis social”, dijo María Mercedes Maldonado, quien se distanció de Petro luego de ser su máxima asesora de políticas en la campaña de 2018. quejándose de que no escucha a los activistas de base.

Como alcalde de la capital de Colombia, acumuló enemigos al prohibir las corridas de toros, recortar las tarifas de los autobuses y transferir el control de la recolección de basura privada a una agencia de la ciudad, una medida por la que fue destituido brevemente por el inspector general de la nación en 2014.

Los funcionarios estadounidenses a veces han visto a Petro como un populista radical en el molde de Chávez, según un cable secreto de la embajada de Estados Unidos publicado en 2006 por el grupo pro transparencia Wikileaks. Pero dos años después, el embajador William Brownfield en otro cable lo describió como "pragmático".

Si fuera elegido, probablemente cambiaría el papel de Colombia como cuidador de Estados Unidos en la guerra contra las drogas, el eje de más de dos décadas de estrecha cooperación bilateral, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano en Washington. También podrían surgir fricciones con Estados Unidos si adopta un enfoque más suave hacia la vecina Venezuela y se involucra más con China, dijo Shifter.

"Una administración Petro probablemente significaría un aumento de las tensiones con los Estados Unidos, sobre la política de drogas, fuertes conflictos con la (Administración de Control de Drogas) y el fin de la erradicación forzosa" de los cultivos de coca, dijo Shifter.

No obstante, dijo que Petro comprende la importancia de mantener buenas relaciones con Estados Unidos. "Es difícil ver cómo las relaciones bilaterales hostiles impulsarían sus prioridades políticas".

Publicar un comentario

0 Comentarios